¿Qué preparar para el parto en casa?

Esta sección pretende dar ideas de cosas que puede ser útil tener para un parto en casa. Muchas de las cosas que menciono se encuentran ya en la mayoría de los hogares. No considero ninguna de ellas imprescindible, que cada uno prepare el nido a su manera.

Esta sección incluye cómo preparar el espacio, las cosas que se pueden necesitar para quien da a luz, su bebé y la placenta, para quienes acompañan el parto y para estar listes si un traslado fuera necesario.

 

Aprovecho esta introducción para recordar a todo el que lo lea, que el parto puede ocurrir en cualquier momento, y que es a término a partir de las 37 semanas de embarazo, así que os animo a que todo lo que queráis preparar esté listo antes de esa fecha. 

Tareas en torno al parto

 

Aunque para casi todas las personas que escogemos dar a luz en nuestro hogar la intimidad es algo muy importante, tener personas a nuestro lado, para encargarse de toda la parte logística, puede ser de gran ayuda. Menciono y hago una pequeña lista aquí, aunque os animo a leer la sección completa, para que no olvidéis que para preparar el parto hace falta un apoyo, encargándose de esas tareas en torno al parto.

  • Cocinar, para todas las personas que acompañan, para tener algo al alcance de quien pare en todo momento y para tener algo listo y rico para que la mamá hambrienta coma tras el parto 

  • Mantener caliente la casa

  • En caso de usarla, preparar, llenar la piscina, sino tal vez la bañera, y mantenerla caliente

  • Si tenéis hijes* mayores, alguien que esté siempre con elles, acompañándolos en el juego y explicándoles lo que ocurre. Pensar si queréis que estén presentes en todo el proceso o en una parte, e incluso si queréis despertarles si duermen cuando el nacimiento se acerca

  • Si queréis hacer fotos o vídeo ¿quién se encargará? Tener preparada la cámara con batería llena, tarjeta de memoria vacía y espacio en ordenador

Las cosas más útiles

 

Esta lista incluye al principio las cosas que nosotras consideramos más esenciales y que nosotras usamos u os pedimos durante el parto. Demasiado a menudo nos ha pasado que hemos pedido una de estas cosas a la pareja y no sabiendo dónde estaban preguntó a la mujer en pleno parto. Para evitar esto os animamos a dejar las siguientes cosas todas juntas en un lugar que nosotras sepamos, por ejemplo el balde grande abajo mencionado:

  • Empapadores: desde nuestro punto de vista lo más práctico y útil para un parto, nos evitará mandar mucha ropa, toallas o sábanas para no tener que poner varias lavadoras tras el parto. El tamaño ideal es 60x90 o similar, ya que es el que mejor se aprovecha, y os animamos a comprar 40 unidades, que normalmente son 2 paquetes por que hay veces en que se usan todos aunque en la mayoría de los casos sobrarán bastantes. Se compran fácilmente en farmacias, centros comerciales e Internet. También son útiles los primeros días postparto para ponerlos en la cama para dormir y evitar manchar las sábanas con los loquios (poner papel higiénico doblado en el surco entre las nalgas para que la sangre no se escurra hacia atrás) o con escapes del pañal de bebé (para el bebé pondría un trapo de algodón para que no esté en contacto directo, ya que seguramente que tendrá químicos mixtos, incluidos blanqueantes). Los empapadores que os sobren nos los podéis dar para que los aprovechen otras parejas

  • Compresas grandes: para poner durante la dilatación si hay bolsa rota que gotea mucho o para el postparto. Las de algodón son menos irritantes, pero como calan se pueden combinar con una de "plástico" pegada a la braga y una de algodón en contacto con la piel

  • Bragas: varias y oscuras para que se noten menos las manchas de sangre

  • Botella de plástico con pitorro: para limpiar a chorro la parte interna de cualquier desgarro. Las mejores son las de Ketchup o similar ya que no gotea al ponerla boca abajo y sale con mucha presión al apretar. Esto puede usarse para limpiar la vagina antes de valorar si hay un desgarro, y para cuidar de ese desgarro en la primera semana postparto

  • Infusión antiséptica: para utilizar con la botella de plástico con pitorro, echar la misma cantidad que para una infusión. Tiene los siguientes usos: Antes del parto, empapar con esta infusión compresas, gasas o toallas pequeñas y congelarlas (individualmente para que no se peguen) para reducir el hinchazón y aliviar el dolor en periné y/o hemorroides en el postparto (también se pueden usar bolsas de gel frío). Durante el parto, un buen chorro antes de explorar o suturar. Después del parto, un chorro cada vez que vas al baño para limpiar la zona (tener una toalla para mantener la zona seca y evitar usar papel higiénico, que suele ser muy irritante)

  • Agua oxigenada: quita las manchas de sangre con facilidad si se echa antes de que se seque. Se puede añadir un buen chorro al balde

  • Balde grande: para meter en él, CON AGUA FRÍA, cualquier cosas que se manche de sangre. También se puede meter todo en la bañera pero la inutiliza para poder darse una ducha. 

  • Toallas medianas: tipo lavabo o de mano, para calentar para el bebé, que sean suaves (si son nuevas lavarlas para que no suelten pelusa)

  • Toalla grande o albornoz: para quien pare, la pareja o sus hijes, cuando se salen de la piscina o la ducha

  • Recipiente para la placenta: mejor con tapa para meterla en nevera o congelador si no se hace un nacimiento Lotus. El tamaño de la placenta es como el de una tortilla de patata, pero que no se rompe al doblarla, así que el tamaño de los recipientes de 1 kg. de helado es perfecto

Creando el espacio para el parto

Las siguientes cosas van más enfocadas a la creación de un ambiente más cómodo, a tener recursos para aliviar el dolor y a simplificar el trabajo en el postparto inmediato:

  • Lo mas importante, el calor. Lo ideal es que toda la casa esté a una temperatura agradable para que mamá y bebé estén cómodes desnudes si les apetece. Si esa opción no es posible, estufas o radiadores portátiles, al menos uno donde estemos de parto y otro en el baño. Para los que uséis leña es buena idea crear un almacenamiento adicional y temporal para el parto lo más cerca posible de la estufa/chimenea (dentro o fuera de casa) para que cualquiera presente pueda echarle leña al fuego si ve que lo necesita

  • Además de caliente, necesitamos que ese espacio sea acogedor e íntimo: los últimos meses de embarazo hacen que muchas personas sintamos la necesidad imperiosa de anidar, de crear un espacio especial para parir, lactar y/o criar. Si así lo sientes da rienda suelta a tu creatividad, son los pequeños detalles lo que nos hacen sentir que ese lugar es muy nuestro. Si ves que tu pareja entra en esta fase, apóyala, el tiempo vuela y ella lo sabe

  • Funda de colchón impermeable, pero transpirable, para proteger la cama: tiene la función de proteger el colchón que puede mancharse de sangre o líquido amniótico en el parto, y de sangre, leche, pis, caca o vómitos en el postparto. Se encuentra por 12-20 euros en Ikea, Eroski y casi cualquier supermercado. Os aconsejamos que la cojáis de algodón 100%

  • Para proteger el mobiliario que sea difícil de limpiar: plásticos grandes para cubrir sofás y alfombras, estas últimas posiblemente sea más fácil quitarlas

  • Si usáis plásticos, viejas sábanas: para poner encima de los plásticos que cubrirán el sofá o alfombras, y así evitar el desagradable contacto de la piel contra el plástico

  • Pelota de pilates: suele ser agradable sentarse en ella en fases iniciales del parto. Podéis pedirla prestada a otras parejas, nosotras a veces tenemos una para prestar. Lo ideal es que al sentarse sobre ella el muslo y la pierna hagan un ángulo de 90º

  • Si hay algún lugar en la casa de donde se pueda colgar una tela/sabana del techo o viga, se puede usar durante el parto ya que alivia poder dejar el peso del cuerpo colgando y las posiciones con los brazos en alto. Ponerla a modo de columpio de tal modo que al colgarse se quede a la altura de unas cuclillas altas. Si no hay donde colgarla se puede hacer un nudo en un extremo y engancharla en la parte alta de una puerta cerrada

  • Cojines: para ponerse cómodes. Cuantos más mejor, además son muy útiles en el postparto para la lactancia

  • Mantas: por si hace frío. Normalmente no se usan porque la temperatura ambiente de la casa es de agradable a caliente

  • Bolsa de agua caliente, bolsa de semillas o manta eléctrica: para alivio del dolor de espalda. Muy útil también en la lactancia para las mastitis

  • Abanico: para dar aire fresco cuando apetezca, en nuestra experiencia raramente se usa, pero si en el momento apetece está bien tenerlo a mano

  • Si vais a grabar o sacar fotos durante el parto, cámara con varias baterías, espacio suficiente y ordenador a mano por si hace falta vaciar la cámara

Y para rematar, hacer una limpieza general y profunda de la casa en la semana 37 y una recogida rápida el día del parto. Esto no es porque la casa deba estar estéril como ojalá fuera un hospital, sino para que todes estemos lo más cómodes posible y sobre todo para reducir el trabajo para el postparto, a veces pedir una mano a une limpiadore es de gran ayuda.

Para la piscina

Si se quiere usar la piscina de partos, como forma de alivio del dolor o para dar a luz en ella si en ese momento apetece, hay que hacer unos preparativos extras:

  • Manguera nueva: que llegue desde el grifo del lavabo/ducha/fregadero hasta el lugar donde vaya a estar la piscina y haya al menos 2 metros más de margen. Es importante que sea nueva para que esté lo más limpia posible, ya que cuando se usa la propia agua es campo de cultivo para microorganismos. 

  • Adaptador al grifo: nosotras tenemos unos cuantos, pero como cada grifo es diferente puede que necesites comprar otro distinto. Corta un trozo pequeño de manguera y prueba el adaptador para asegurarte de que no hay grandes pérdidas que ralenticen el llenado en el momento menos oportuno

  • Colador: para sacar de la piscina membranas, tapón mucoso, coágulos o caca. 

  • Plástico para la piscina: para que se use por distintas personas la piscina lleva un plástico que la cubre internamente. Probamos a usar plásticos fuertes de pintor para esto pero rompían con bastante facilidad, así que ya que son difíciles de conseguir de la misma marca que hace la piscina, hemos pedido nosotras unos cuantos y podéis coger uno de los nuestros al precio que los compramos, 35€

  • Colchonetas de yoga, mantas o cualquier otra cosa que se pueda poner debajo de la piscina y haga más mullido el suelo. El fondo de la piscina en hinchable pero suele ser insuficiente como acolchado si se está muchas horas dentro de la piscina

  • Asegurarse de que se tiene suficiente agua caliente: comprar una bombona de butano más si se tiene gas, llegar el depósito de gasoil si es eso lo que se tiene y tener ollas grandes para calentar más agua si se tiene un calentador eléctrico ya que normalmente son insuficientes para la piscina

Para la madre, le bebé y la placenta

 

  • Comida y bebida siempre al alcance de la mano: tanto en el parto como en el postparto. Comer es esencial para tener energía especialmente cuando el agotamiento abraza. Para el parto tener a mano zumos frescos, infusiones, fruta, frutos secos y cualquier otra cosa que le guste a quien estará de parto. Tener en cuenta que para los primeros días postparto la comida debe ser rica en fibra para hacer más fácil ir al baño sintiendo la zona aún delicada. En el ayurveda se anima a que en el postparto los alimentos sean siempre calientes, que antes de que suba la leche se consuma jengibre y otros alimentos que potencien el pita, y que se consuman alimentos sean gentiles con el sistema digestivo

  • Bicarbonato:  para añadir a una mezcla de rescate para el agotamiento que lleva limón, miel, una pizca de sal, bicarbonato y agua. 

  • Un repollo/lombarda: tenerlo en la nevera para cuando suba la leche en torno al tercer día postparto. Poner una hoja de col fría sobre cada pecho e intercambiarla por otra fría cuando esta caliente es un alivio muy eficaz al hinchazón de la subida de la leche (ingurgitación)

  • Ropa cómoda para la madre: para el parto ¡cuenta con cambiarte al menos una vez o desnudarte pronto!

  • Camisón o camisa abierta por delante: para después del parto por si te apetece estar vestida o te entra algo de frío que te sea fácil para amamantar. Como quien saca para el armario la ropa de temporada y almacena el resto para el año siguiente, es buena idea seleccionar todas las camisetas cómodas para amamantar porque se convertirán en la ropa de uso más frecuente

  • Ropa, pañales, arrullos para el bebé: cualquier cosa que pensáis utilizar en los primeros días, dejarlo a mano. Personalmente creo que es un placer enorme no vestir a nuestros bebés en los primeros días, tenerlo en pañal y contacto piel con piel, aprovechando el calor que suele haber en la mayoría de las casas cuando hay un recién nacido

  • Vitamina K: si queréis dársela a vuestre bebé, inyectada u oral. Se compra en farmacia sin receta, aunque por falta de costumbre algunas farmacias ponen resistencia, si te ocurre eso, prueba con otra. La marca comercial es Konakion pediátrico 2 mg/0,2 ml, y ya viene con una jeringuilla especial para dársela oral si es así como escogéis

  • Fular elástico: para empezar a portear tan pronto como se quiera

  • Si se planea hacer batido de placenta: comprar frutas especialmente cítricos que aumentan la absorción de hierro de la placenta, y frutos rojos que le dan buen sabor y cubren el color rojo que ésta tiene. El batido lleva un trozo de placenta del tamaño de una pelota de ping-pong para aprximdamente 1 litro. En esa proporción no da sabor y con una buena batidora no deberían de quedar trozos

  • Si se quiere hacer la impronta de la placenta: comprar lienzos ya que es donde mejor queda, idealmente de tamapo A3, o cuadrado, en un A4 entra pero demasiado justa

  • Si se quiere hacer un nacimiento lotus: cesta o bolsa para meter la placenta, abundantes paños para envolverla y cambiar a menudo, sal, especias y si se quieren flores para acompañarla, ayudarla a secar y neutralizar el olor. 

 

 

Para los que acompañamos el parto

Es importante tener una habitación o espacio aparte, idealmente algo alejado de donde está ocurriendo el parto, para que todas las personas que acompañan puedan descansar si el parto está aun muy al inicio, durante el parto para reponer energía o después. Crea espacio para todes, deja las camas hechas, o mantas y sábanas a la vista para que nadie tenga que preguntar por ellas. 

También es importante tener comida al alcance, anticiparse a las necesidades básicas para que todes funcionemos desde la plenitud. Es fácil no comer por acompañan a quien da a luz, pero el acompañamiento será de más calidad cuando mantenemos alta nuestra energía, descansando y nutriéndonos.  

 

Es buena idea tener conservas, salsas, verduras congeladas ya limpias y troceadas... cualquier cosa que se os ocurra que pueda facilitar la preparación de comida no sólo en el parto, sino también para los meses del postparto en que no siempre se tiene energía para hacer comidas elaboradas. Tened en cuenta que nosotras no llevamos comida, sólo algunos frutos secos para reponer energías si no hay tiempo para nada más, así que contar con nosotras!

Para el día del parto se pueden tener platos ya cocinados que se conserven bien en el congelador, preparar algo al inicio del parto para no tener que ocuparse de ello más tarde, o mejor aún, pedir a algún amigo o familiar que traiga comida.​​

 

 

Listos para un traslado

 

Cuando se planea un parto en casa, nadie quiere pensar demasiado en la posibilidad de un traslado, pero si éste fuera necesario tener todo listo facilitaría el hacerlo más tranquilamente. Cuanto más claro se tiene que uno quiere un parto en casa, más importante es que estas cosas estén listas, ya que se tomará la decisión de trasladar sólo en los casos más extremos, cuando no perder el tiempo en ésto es importante.

 

Aprovecho para enfatizar aquí que si se traslada después del parto por un problema materno, le bebé siempre irá junto a su madre. Algunos profesionales han tenido la experiencia de que el hospital se empeñaba en ingresar al bebé cuando se ingresaba a la madre, pero personalmente creo que el bebé siempre estará mejor separándose el mínimo tiempo posible de su madre, podemos intentar negociar con el hospital para que estén juntes menos en quirófano o la pareja puede quedarse con le bebé fuera del hospital si ponen pegas o prefiere evitar intentarlo. 

 

¿Qué hay que preparar?

 

  • Si tenéis hijos mayores, pensar con quién se quedarán durante el traslado y el ingreso

  • Bolsa para el hospital (que todo este junto en una bolsa sola), prepararla en la semana 36, con: Documentación del embarazo, muy importante, no olvidéis llevarla. Ropa para la mamá y el bebé. Neceser con objetos personales. Y cargador del móvil

 

¿En coche o en ambulancia?

 

Dependiendo de las circunstancias, se decidirá si la mejor opción es llamar a la ambulancia o ir en el coche particular de la pareja.

 

El primer factor a tener en cuenta es desde dónde sale la ambulancia y cuanto tardaría en llegar a la casa. Cuando esta distancia es corta, es buena idea llamar a la ambulancia para todo, pero cuando la distancia es larga hay que tener en cuenta que la ambulancia hace dos viajes, el de ida para llegar a la casa y el que ya haríamos dentro de ella. Algunos de los partos que acompañamos están en lugares con no muy buenos accesos y complicadas indicaciones de como llegar, así que en estos casos casi siempre se usaría el coche particular. 

 

Otro aspecto es que la ambulancia sólo nos lleva al hospital más cercano, y en algunos casos no urgentes algunas parejas prefieren trasladar a un hospital que está más lejos pero que les ofrece más garantías de respetar su plan de parto.

 

Por último también puede depender del motivo de traslado. La mayoría de los traslados son por motivos no urgentes, porque aparece algún signo o síntoma que nos desvía de la normalidad impoluta, y la pareja decide que prefiere ir al hospital por si acaso. En estos casos, la pareja puede decidir, valorando lo escrito arriba, qué vehículo prefiere para el traslado. En los casos de urgencia en los que hay poco que se pueda hacer en casa, y la ambulancia está lejos, se suele ir en coche, y en los casos de urgencia en que hay mucho que se puede ir haciendo en casa para controlarla o resolverla, y la ambulancia no está rematadamente lejos, se espera por ella. 

 

¿Cómo preparar el coche?

 

Lo primero es pensar quién conducirá el coche, puede hacerlo la pareja u otra persona con la que se haya hablado anteriormente de este plan. 

En la parte trasera iríamos la persona de parto, Raquel y yo, junto con todo nuestro material por si el parto ocurriera de camino al hospital. Si el bebé ya hubiera nacido o hubiera una silla de coche de niñe/bebé Raquel iría de copiloto.

 

Es muy incómodo estar sentada de parto, notando los baches del camino, así que si se tiene furgoneta se puede usar el espacio de atrás con un colchón e ir a cuatro patas, y si se tiene coche normal se puede ir de rodillas sobre el asiento, mirando hacia atrás. 

  • Tener el coche aparcado lo más cerca de casa posible

  • Con gasolina de sobra (llevarlo siempre lleno a partir de la semana 37, tener en cuenta la distancia al hospital más lejano al que podríais querer ir, ida y vuelta por lo menos)

  • Conocer bien la ruta al hospital mas cercano y al de preferencia, y rutas alternativas en caso de obras o tráfico

Conclusiones

Prepara todo con margen para evitar prisas de última hora, y disfruta de lo que estas viviendo en cada instante. Cualquier casa es óptima para tener un parto en casa, haz tu nido a tu gusto. Sólo tú eres imprescindible en tu parto.

Valle, revisado y ampliado en Octubre 2018, escrito en 2014

* Lenguaje inclusivo

  • FB: Dar a Luz en Casa, Parto en casa
  • Youtube: Parto en casa, Asturias
  • Instagram: Parto en casa Asturias

Pruvia de abajo 23, Llanera, 33192 Asturias, España

Dar a Luz en Casa Sobre nosotras Cris, R